viernes, 11 de julio de 2008

Minicuento I

El cerillo, preocupado por el destino que le espera fuera de la caja, se rascó la cabeza.
En aquél instante se produjo un holocausto infernal, quemándose él junto con sus compañeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario